M a m á

Deliah es una colección inspirada en mi mamá, su nombre y todo lo que significa para mí.

Una mujer creativa, fuerte y bondadosa. Siempre tuvo cuidado de su imagen, siendo algo importante para ella y que siempre admiré. Lo demostraba eligiendo meticulosamente los aretes que mejor combinaran con su blusa, todos los días y para todas sus salidas. Peinándose con cuidado frente a su tocador mientras escuchaba sus canciones favoritas en la grabadora que nunca soltó. Pintándose el pelo y los labios. Usando anillos y collares.

Cosas que dejó arraigadas en mi desde muy chica y hasta el día de hoy.

Pensé en como tendemos a olvidar que las madres también son mujeres. Que son humanas. Mujeres individuales, con pasiones, necesidades y propósitos en la vida más allá de ser mamás.

El ser mamá no significa olvidarte de la mujer que eras antes, o que en aquella en la que deseabas transformarte. No tiene que significar dejar tus sueños atrás.

Deliah, mamá: No te olvides.

Ámate sobre todas las cosas, para que puedas amar a los demás. Tente tanto amor a ti misma que se lo desbordes a tus hijos hasta que los cubras en el y no les quede ninguna duda de que su mamá es maravillosa porque sabe cómo cuidar no solo de ellos, sino de sí misma también.

Si el amor propio para ti significa maquillarte, hazlo, aunque sea para estar en casa. Si te sientes amada cuando te das un gusto inesperado regalándote una preciosa joya que captó tu atención desde una vitrina cuando regresabas a tu casa después de comprar el súper, cómprala, y lúcela orgullosa sobre tu piel radiante.

Si el amor fluye en ti cuando piensas en perseguir tus sueños hasta el final, en sentirte realizada como una mujer profesional o independiente, conviértete en ella. Demuéstrales a tus hijos y al mundo que no te has detenido y vas por más, fuerte y segura.

Si tu lenguaje de amor propio es tener tiempo de calidad contigo misma, concédetelo cuando puedas y te sientas cómoda haciéndolo. Para conocerte bien y jamás olvidarte de quién eres en realidad y puedas defenderlo cuando lo necesites.

Eres lo que amas, lo que anhelas. Lo que haces y te hace suspirar de dicha y sonreír desde adentro. Si no te das el tiempo de ser tú misma y conformarte de las pequeñeces y grandezas de la vida en lugar de ser solo “mamá”, ¿Cómo vas a honrar a la mujer que eres?

Hónrate, ámate, conócete y cuídate.

Porque, Deliah, mamá, estás completa.